Plaguicidas y alteración de la función reproductiva masculina

Plaguicidas y alteración de la función reproductiva masculina

Los plaguicidas son un importante grupo de contaminantes ambientales usados en agricultura que actúan contra enfermedades y plagas causadas principalmente por malas hierbas (herbicidas), insectos (insecticidas) y hongos (fungicidas).

De acuerdo con su composición química, existen dos principales grupos de plaguicidas: los plaguicidas organoclorados y los organofosforados. Los organoclorados contienen al menos un átomo de cloro unido con enlace covalente en su estructura química, mientras que los organofosforados son ésteres orgánicos del ácido fosfórico. Ambos podrían estar alterando la función reproductiva masculina a través del eje endocrino43, es decir, los plaguicidas podrían afectar a los parámetros seminales debido a su actividad hormonal sobre la espermatogénesis. A nivel mitótico y meiótico, estos compuestos podrían además reducir la producción espermática. Y en relación con los procesos postmeióticos y maduración espermática en el epidídimo, podrían alterar también la movilidad espermática. Algunos plaguicidas son capaces de unirse a los receptores de estrógenos debido a su afinidad estrogénica. También se ha mostrado la acción antiandrogénica o estrogénica de los plaguicidas, sobre la producción de la hormona de liberación de las gonadotrofinas (GnRH) en el hipotálamo. Es importante también mencionar que exposiciones prenatales (fetales) podrían tener un efecto tardío en la función reproductiva del adulto. La hipótesis del síndrome de disgenesia testicular (TDS) sugiere que un desarrollo testicular inadecuado durante la vida fetal podría dar lugar a uno o más desórdenes reproductivos postnatales, siendo uno de los principales factores de riesgo la exposición fetal a plaguicidas. Otros estudios importantes observacionales en humanos han mostrado que las malformaciones genitales (incluyendo criptorquidia e hipospadias) podrían estar directamente relacionadas con la exposición prenatal a estos tóxicos.

Varios estudios han examinado la asociación entre exposición a DDT y parámetros seminales en hombres fértiles de todo el mundo. Toft et ál. encontraron una asociación entre altos niveles de exposición a DDE y alteración de la movilidad espermática en 798 hombres fértiles en cuatro países europeos (Polonia, Ucrania, Groenlandia y Suecia). En América, un estudio de diseño transversal, llevado a cabo con 116 hombres jóvenes mejicanos, mostró una asociación positiva entre niveles plasmáticos de p,p’-DDE y defectos en la cola del espermatozoide, y una relación negativa entre exposición a DDE y la movilidad espermática. De la misma manera, en el sur de África, concentraciones séricas de p,p’-DDE

La asociación entre exposición a DDT y parámetros seminales también se ha investigado en población infértil y subfértil. Hauser et ál. no encontraron asociación entre concentraciones en suero de p,p’-DDE y volumen seminal, concentración, movilidad y morfología espermática en 212 hombres de parejas subfértiles que acudieron al Laboratorio de Andrología del Hospital General de Massachusetts. Sin embargo, un estudio llevado a cabo en India con 45 casos y 45 controles mostró que las concentraciones de p,p’-DDE, p,p’-DDD y DDT total eran mayores en el fluido seminal de hombres con factor de infertilidad (casos) comparados con los controles. En 1979, un estudio investigó la relación entre exposiciones a otro plaguicida organoclorado, el 1,2-dibromo-3-cloropropano (DBCP) y la calidad seminal humana. Un total de 142 hombres no vasectomizados proporcionaron una muestra seminal, 107 de los cuales estaban expuestos a DBCP. Los autores concluyeron que había un mayor porcentaje de azoospermia e importantes casos de oligozoospermia en el grupo de hombres expuestos comparado con el de los no expuest65.