Nadie sabe que les sucede exactamente a las abejas

Nadie sabe que les sucede exactamente a las abejas

En el marco del simposio cientifico "Beeweek 2017", organizado por el Parlamento Europeo y celebrado esta semana en Bruselas, apicultores, científicos, agricultores, la industria y los expertos coinciden en la necesidad de mejorar el registro de datos para poder evaluar de forma realista el estado de salud de las abejas en Europa. Se conocen factores que influyen en la creciente pérdida de colonias pero falta una visión coordinada de conjunto que permita mejorar la supervivencia de estos relevantes polinizadores.

Semana Europea de las Abejas y la Polinización

 

Es sabido que la población de abejas melíferas está decreciendo a nivel mundial en los últimos años de manera preocupante. 

También se conocen diversos factores que contribuyen a su desaparición; la pérdida de hábitats y biodiversidad debida a la agricultura, el cambio climático, los pesticidas, la introducción en Europa de la avispa asiática, o los ácaros que las parasitan, como el género Varroa

Pero no se tiene, a dia de hoy, una base de datos consistente que nos aporte una visión clara y compartida de la situación de las abejas melíferas en Europa, y que permita establecer estrategias efectivas para protegerlas.

Las abejas no son los únicos insectos polinizadores, sin embargo son vitales para determinados tipos de cultivos. Por lo que han pasado a ser, en los últimos años, una preocupación más para la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) y para el Parlamento Europeo, que organiza una vez al año el simposio científico Beeweek, en el que se reunen organizaciones científicas, grupos de agricultores y apicultores, organismos de la UE, investigadores y ONGs.

En la edición de este año, la promesa de crear una "Asociación Europea para las Abejas"  fué el principal resultado de uno de los encuentros. El objetivo: encontrar formas de mejorar el intercambio y gestión de datos, la estandarización de la recolección, notificación y almacenamiento de datos y el fortalecimiento de la colaboración, para permitir una evaluación más holística y robusta de los riesgos para la salud de las abejas en Europa.

Ya en 2009, la EFSA detectó la debilidad de los sistemas de vigilancia de las abejas melíferas en los Estados Miembros, que se mostraba en la falta de datos oficiales representativos a nivel de los paises y también de datos comparables a nivel de la UE para estimar el grado de mortalidad de las colonias.

En 2012, la CE implantó el primer programa de vigilancia epidemiológica activa de la mortalidad de colonias de abejas melíferas en Europa, Epilobee, en el que se inspeccionaron, de forma sistematizada, 176.860 colonias en 17 paises europeos durante los dos años del estudio. 

Los resultados de Epilobee en el invierno de 2013-2014 mostraron mortalidades de un 5% en España, un 14% en Francia y un 15% en Suecia. Un año antes, con un invierno más largo y frío, la mortalidad alcanzó un 10%, un 14% y un 29%, respectivamente. 

 

Los inspectores del proyecto registraron las prácticas apícolas y las manifestaciones clínicas de las principales enfermedades infecciosas y parasitarias que afectaban a las colmenas. Las principales enfermedades de la abeja melífera estudiadas fueron la varroosis, la loque americana, la loque europea, la nosemosis y la parálisis crónica. También se calculó el índice de infestación de abejas vivas por Varroa destructor.

El proyecto generó una ingente cantidad de datos y sentó las bases para una futura metodología armonizada y contrastada de vigilancia. No obstante, todavía falta mucho camino para que esa recogida sistemática de datos y el análisis de los mismos conduzcan a relaciones estadísticas claras entre la mortalidad de las colonias y los diversos factores de riesgo, como la prevalencia de enfermedades, los tratamientos veterinarios, el clima o las prácticas apícolas.

 Fuente: Epilobee

Imagen: Kamil Porembiński