Los casos autóctonos de virus Chikungunya aumentan en Italia y Francia

Los casos autóctonos de virus Chikungunya aumentan en Italia y Francia

La transmisión local del virus Chikungunya a través de las picaduras de mosquitos Aedes albopictus (mosquito tigre) es actualidad en Italia. Dos brotes de casos autóctonos detectados en áreas de la región del Lazio, situadas a 60km de distancia, han afectado hasta el momento a 17 personas y la probabilidad de nuevas transmisiones se considera alta. La presencia del vector y las condiciones ambientales propicias  para la actividad del mosquito están facilitando la transmisión autóctona del virus.

 

Brotes autóctonos de virus Chikungunya en Italia y Francia

Hace pocos dias publicabamos un artículo sobre cómo reducir el riesgo de transmisión local en Europa de los arbovirus importados, en el que se ponia énfasis en la necesidad de implementar y fortalecer los sistemas de vigilancia y control para minimizar el riesgo de introducción en Europa de este tipo de patógenos.

Un riesgo real, a la vista de la reciente aparición de dos núcleos de casos autóctonos de virus Chikungunya en la región del Lazio en Italia. En Roma y Anzio, dos ciudades separadas por 60km de distancia, se han detectado en las últimas semanas dos brotes de infecciones por el virus Chikungunya en personas que no han viajado a zonas endémicas durante las dos semanas previas a la aparición de la enfermedad, por lo que se consideran casos de transmisión local.

Ambas ciudades, al igual que prácticamente todo el litoral mediterráneo europeo, comparten la presencia de Aedes albopictus, el mosquito de patas ralladas urbanita, de vuelo diurno y molesta picadura, que se está asentando progresivamente por la geografía europea y que puede actuar como vector del Chikungunya.

Según las autoridades italianas, la transmisión del virus no es inesperada en este tipo de áreas, en las que el mosquito tigre está establecido y las condiciones ambientales son adecuadas para aumentar su abundancia y actividad. Esta es la segunda introducción de la transmisión local del Chikungunya en Italia que da lugar a casos autóctonos, que ya se detectaron en la región de Emilia-Romagna en 2007.

Otros acontecimientos autóctonos de la transmisión local del virus en Europa se detectaron también previamente en 2010 y 2014 en Francia, donde este año 2017 se han vuelto a registrar casos y actualmente existe un brote abierto que, de momento, ha afectado a nueve personas. 

 

 

Aunque raramente es mortal, la fiebre del virus Chikungunya es una enfermedad con sintomas debilitantes y dolor articular, que pueden durar meses e incluso años.  La presencia y expansión de este microorganismo patógeno, actualmente emergente y re-emergente en diversas zonas del mundo, está fuertemente vinculada a la presencia de mosquitos del género Aedes. En Europa, con anterioridad a los casos citados, la presencia del virus se limitaba a casos importados relacionados con viajes a zonas endémicas. 

En los brotes italianos actuales no se ha podido identificar, hasta el momento, el o los casos primarios que podrían haber introducido el virus en la zona, y que han originado 6 casos autóctonos en Roma y 11 en Anzio, además de casos adicionales sospechosos con síntomas compatibles con el Chikungunya que se están investigando en ambas ciudades.

Las autoridades italianas iniciaron inmediatamente investigaciones epidemiológicas y entomológicas en torno a los grupos de casos de chikungunya en ambas zonas. Las medidas implementadas incluyen la detección activa de casos, investigaciones entomológicas alrededor del posible lugar de exposición de los casos y las actividades de control de vectores. La secuenciación de la cepa viral está en curso y, además, se han implementado medidas preventivas de seguridad sanguínea en las transfusiones.

Dado que se espera que las condiciones ambientales en la zona sigan siendo similares en las próximas semanas, la probabilidad de transmisión local del virus en la región del Lazio es alta y se espera que se identifiquen más casos en un futuro próximo. 

La detección temprana de casos importados es fundamental para prevenir el establecimiento de la transmisión local, tras la introducción del virus Chikungunya por un viajero virémico hacia una zona donde esté establecido Aedes albopictus. Para ello es básico incrementar la conciencia entre los viajeros que regresan de zonas con transmisión del virus y los médicos que realizan el diagnóstico de la enfermedad, asi como la capacidad de detección de los laboratorios.

Además de las actividades de control de vectores o la vigilancia epidemiológica, es igualmente importante concienciarnos de la necesidad de aplicar medidas de protección personal (repelentes, ropa que cubra el cuerpo, redes mosquiteras, etc) contra las picaduras de mosquitos y de eliminar los lugares donde pueden poner huevos y reproducirse, que en el caso de Aedes albopictus son todos aquellos recipientes en los que pueda quedar acumulada una cantidad de agua.

 

Fuente: ECDC