Antes de usar un plaguicida

Antes de usar un plaguicida

Antes de usar un insecticida hay que tener en cuenta que, con frecuencia su uso es innecesario. Unas prácticas correctas de higiene y un buen mantenimiento del hogar, eliminando lugares por donde los insectos puedan acceder o esconderse, minimizaran las posibilidades de que las plagas encuentren refugio, agua o alimento y provoquen una infestación. 

También hay que tener claro que muchas situaciones de plaga sólo pueden ser abordadas de forma segura y eficaz por profesionales especializados.  Y que, especialmente si hemos realizado un tratamiento con productos de uso doméstico y el problema persiste o se agrava es urgente poner el problema en manos de profesionales.

Si los utilizamos, con precaución

En el caso de que decidamos utilizar insecticidas de uso doméstico debemos tomar las siguientes precauciones:

  • Adquirir solamente productos en su envase original y que estén expresamente autorizados y registrados en el Ministerio de Sanidad como biocidas de uso doméstico.
  • Seleccionar siempre el insecticida para el insecto específico que necesitamos tratar. La mezcla de sustancias distintas no presupone mayor eficacia en el control de la plaga, por el contrario, las consecuencias para la salud y para el medio ambiente pueden ser imprevisibles y no siempre deseadas.
  • Seguir cuidadosamente las instrucciones de uso de la etiqueta y las dosis recomendadas
  • Antes de aplicar el insecticida, debemos guardar en lugar seguro todos los alimentos y piensos. No exponer nunca a contaminación con biocidas las superficies susceptibles de entrar en contacto con los alimentos posteriormente.
  • Aplicar todas las medidas de protección personal indicadas en la etiqueta, por ejemplo usar guantes, mascarilla, etc

 

Fuentes: AISE (International Association for Soaps, Detergents and Maintenance Products) y Madridsalud.es